MEDICI, servicio social dedicado a la investigación y la educación

  • María Francisca Tristán Agundis , nombre de generación 2018-1
  • 380 estudiantes inscritos al programa de investigación médica
  • Se ofrecen asesorías a la Escuela Médico Naval

El pasado 1 de febrero en el Aula Magna de nuestra Facultad, 21 estudiantes de la carrera de Médico Cirujano recibieron sus constancias de conclusión de servicio social  realizado a través del Programa de Medicina para la Enseñanza y el Desarrollo de la Investigación Científica en Iztacala (MEDICI), que impulsa esta disciplina en el ámbito de la educación e investigación.

Como ya es tradición, la generación 2018-1 se renombró como una eminencia médica, María Francisca Tristán Agundis, destacada patóloga dedicada actualmente al ámbito de la neurocirugía, quien también acompañó al presídium  en la entrega de este documento requisitado para próxima titulación de los ahora pasantes.

Durante la ceremonia, el coordinador del programa, el Dr. Citlaltepetl Salinas Lara, recordó que cada generación egresa con proyectos prospectivos que generalmente desarrollan en un posgrado; lo cual ha permitido que MEDICI se distinga como un programa de servicio social de alto nivel.

En esta generación, se logró la conjunción FESI con Escuela Superior de Medicina (ESM) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), institución que invitó a uno de los alumnos MEDICI para continuar sus investigaciones en la Maestría en Ciencias en Farmacología, lo que abre un espacio más para los Médicos Cirujanos interesados en el campo de la química orgánica, mecanismo moleculares y otras ramas que se requieren en este campo. De igual forma, otra estudiante continuará en el ámbito de la geriatría sus investigaciones y desarrollo académico, quien continuará apoyando en el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía pero en esta vertiente.

Estos logros y pesares durante este año de práctica médica desde la educación, investigación y clínica, fueron destacados por el Juan Carlos Pérez de Marcos quien dio voz al mensaje de despedida de esa veintena de futuros médicos y quien también se hizo acreedor a mención honorífica por su desempeño, iniciativa y profesionalismo que demostró durante su servicio social.

El Dr. Adolfo René Méndez Cruz, jefe de la carrera de Médico Cirujano, felicitó a los egresados, así como sus familias y amigos quienes los apoyaron para alcanzar esta meta. Hizo hincapié en que el área en que se gradúan es de igual importancia que la práctica clínica; orgulloso, reconoció al Dr. Salinas Lara por el esfuerzo y tenacidad que ha mostrado para el programa, el cual se destaca por el número de egresados quienes optan por continuar en un posgrado.

Evidenció el crecimiento de MEDICI al comparar los nueve alumnos de la primera generación, con los 380 que, en menos de, cinco años han egresado, y de los que 119 se han graduado de una maestría y dos de un doctorado, lo que da cuenta del éxito de este programa.

Finalmente, la Dra. María Francisca Agundis, quien inició sus estudios de secundaria a los 24 años, edad en que descubrió su vocación y decidió estudiar la carrera de Médico Cirujano, en la que, además de ejercer, ha sido reconocida como catedrática desde 1989, se pronunció inmerecida con el homenaje en vida que le dieron al darle su nombre a la generación. Se mencionó comprometida con dar más a su disciplina y seguir apoyando el desarrollo de generaciones jóvenes; acotó que transmitir lo que se sabe es una fortuna, más cuando se tiene la oportunidad de verlo consolidado como en este caso.

También el Dr. Daniel  Rembao Bojórquez, jefe del departamento de patología del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía acompañó a la generación en esta celebración. Cabe resaltar que dentro del programa MEDICI, generación María Francisca Agundis también se desarrollaron actividades de asesoría para la Escuela Médico Naval de la Secretaria de Marina Armada de México; así como distinto talleres y simposios congregando un total de 700 alumnos beneficiados con estos proyectos educativos médicos.

Reporte: Sandra R. Irizarri

Fotografía: David Santana