En Iztacala se continúa con la tradición de Día de Muertos

El clima presagiaba una tarde como en días anteriores: lluvia torrencial que detenía las actividades; sin embargo, en esta ocasión la comunidad universitaria no prestaba atención a la situación, más bien ultimaba detalles para unirse a la celebración del Día de Muertos en la Facultad de Estudios Superiores Iztacala, tradición que se replica año con año, ya desde hace décadas, en este campus azul y oro.

Los integrantes de la Coordinación de Promoción Cultural y Divulgación de la Ciencia fueron los artífices de ésta, que en los últimos ocho años lleva el nombre de FESIZTACALAVERAS, y que en esta ocasión fue dedicada al estado de Chiapas. 

Ellos, junto con universitarios (estudiantes, académicos, trabajadores y funcionarios) y vecinos de las colonias aledañas, iniciaron esta fiesta a los difuntos en la explanada de la entrada principal donde el taller de Son Huasteco amenizó el arranque; le siguió un grupo de danza prehispánica que realizó un acto ritual característico de este tipo de manifestación cultural.

Con él se dio paso al recorrido por las diferentes ofrendas que fueron montadas por las siete carreras de la Facultad en distintos espacios de la misma, todas ellas enfocadas a las características de un lugar específico de Chiapas; aunque también hubo algunas más, propuestas por grupos de estudiantes. En todas ellas se resaltó el culto a la muerte y no solo para recordar a las personas sino también aquellas especies animales extinguidas.

A mitad del camino la lluvia se hizo presente provocando la aparición de las sombrillas entre los asistentes; pero ello no impidió que la algarabía continuara y la fiesta también; así entre universitarios, algunos adultos mayores y familias enteras, principalmente vecinos de esta Facultad, llegaron a la explanada del Centro Cultural Iztacala, encabezados por la Catrina y acompañados por la música de la Tuna Imperial de la FES Iztacala.

Al llegar a este espacio, la lluvia desapareció y la celebración siguió en la Galería del Centro Cultural donde se montó la ofrenda mayor; en la que se recordó a un importante número de iztacaltecas que se han adelantado en el camino, así como aquellos famosos personajes chiapanecos que por su quehacer han trascendido la muerte al estar presentes con su obra.

Fue ahí donde la Directora de este campus, Dra. Patricia Dávila Aranda, prendió la primera vela de esta ofrenda en la que se destacó el estilo que en dicho estado se tiene para celebrar el Día de Muertos, pero también su arquitectura, historia prehispánica y medio ambiente; así como su vestimenta, alimento y demás características que lo hacen único.

Tras la visita y encendido de las veladoras de la ofrenda, los asistentes se trasladaron nuevamente a la explanada para ser parte de la verbena organizada para esta celebración. La noche había caído pero eso no importó, ahí se continuó con los concursos de Calaveritas y Disfraces. Del primero fue el estudiante de la carrera de Biología, Marco Antonio Aguilar Hernández, quien ganó con su “Calaverita literaria para la comunidad estudiantil”, y en el segundo fue la señora Mercedes Rodríguez Santos, integrante del Grupo Vida de la Facultad. 

Unidos a ella estuvieron también los integrantes del Grupo de Danza Regional Quetzal-Atzin que mostró la belleza de la danza y vestimenta tradicional de Chiapas, y fue nuevamente la Tuna Imperial la encargada de cerrar esta celebración. Así, mientras los asistentes disfrutaban de la fiesta, de un atole y un tamal; los difuntos iztacaltecas esperaban su turno para atenderse con las viandas colocadas en su honor.

Reporte y fotografía: Esther López

Tags from the story
, , ,