Hipertensión Arterial

Dr. José Antonio Márquez López / Profesor Titular de la FES Iztacala

¿Qué es la presión arterial?

La presión arterial es la fuerza que ejerce el flujo de la sangre dentro de los vasos arteriales. Se mide con un aparato denominado esfigmomanómetro (baumanómetro), a partir del cual se obtienen dos cifras: la sistólica (máxima o alta) y la diastólica (mínima o baja) expresadas en milímetros de mercurio (mmHg).

¿Qué es la hipertensión arterial?

El proyecto de la Norma Oficial Mexicana PROY-NOM-030-SSA2-2017 para la prevención, detección, diagnóstico, tratamiento y control de la presión arterial sistémica define esta enfermedad como “Un padecimiento multifactorial caracterizado por el aumento sostenido de la presión arterial (PA) sistólica, diastólica o ambas; tomando de forma arbitraria las siguientes cifras: 140/ 90 mmHg”.

¿Cuál es la importancia de conocer esta enfermedad?

La Hipertensión Arterial (HTA) es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la vida moderna. En nuestro país afecta al 31.5% de la población de 20 a 69 años. Mientras más elevada es la presión arterial, la esperanza de vida se reduce en forma significativa, independientemente de la edad y el sexo.

¿Cuándo decimos que un paciente es hipertenso?

El tener en una ocasión los valores elevados de tensión arterial no hace el diagnóstico, es necesario que las cifras estén por arriba de lo normal en dos o tres ocasiones, siempre después de un período de reposo en el consultorio (mínimo 5 minutos), ya que por momentos se puede elevar en forma aislada y bajo ciertas circunstancias (ansiedad, estrés, dolor, ganas de orinar, etc.).

Es importante recordar que no es igual la presión arterial en ambos brazos (existe una diferencia mínima en el mismo sujeto) y que existe una variación circadiana de la misma; es decir no es “pareja” la tensión arterial a lo largo del día, sino que es variable, ya que de forma habitual es más alta en la mañana, empieza a descender por la tarde y se observan cifras más bajas en la noche al dormir.

¿Cuántos tipos de hipertensión existen?

La hipertensión arterial se clasifica como primaria, esencial o idiopática cuando la presión arterial es más alta que lo normal sin una causa conocida, la cual representa más del 90% de todos los casos.

Se define como hipertensión secundaria cuando la presión arterial se eleva como resultado de una causa subyacente, identificable y con frecuencia corregible (el restante 10% de los pacientes hipertensos).

¿Cuáles son sus manifestaciones?

La hipertensión ha sido denominada “el asesino silencioso”, ya que en la mayoría de los casos la presión elevada no produce ninguna molestia.  En algunas ocasiones, se puede llegar a sentir dolor de cabeza (cefalea), mareo ligero (vértigo), palpitaciones y/o zumbido de oídos (tinnitus); sin embargo, con frecuencia estas molestias se presentan también por otras causas y no necesariamente se deben a hipertensión, por lo que ante la duda se recomienda llevar un registro de las cifras de tensión arterial cuando ocurren estas manifestaciones.

¿Qué factores pueden favorecer el desarrollo de la hipertensión arterial?:

El consumo de sal en exceso, la falta de ejercicio, el sobrepeso y la obesidad; el tabaquismo, el estrés excesivo, el abuso del consumo de alcohol y el síndrome de apnea/hipoapnea del sueño (personas que roncan).

Comorbilidades:

En sujetos con hipertensión es común encontrar otros padecimientos que pueden empeorar su estado de salud, tales como diabetes; colesterol, triglicéridos y ácido úrico altos; así como sobrepeso y obesidad; situaciones que aceleran el daño endotelial (capa más interna de los vasos sanguíneos) y favorecen todo tipo de complicaciones cardiovasculares.

Complicaciones

La hipertensión daña los vasos sanguíneos, por lo que favorece y acelera la aterosclerosis; lesionando órganos tan importantes como el corazón, la retina, el cerebro y los riñones. Estas complicaciones pueden culminar en un infarto, una insuficiencia cardiaca, una enfermedad vascular cerebral, un desprendimiento de retina o llevar a insuficiencia renal terminal.

MANEJO DEL PACIENTE HIPERTENSO

Manejo no farmacológico

Consiste principalmente en llevar una dieta con bajo contenido en sal, bajar de peso, realizar ejercicio adecuado a sus posibilidades, gustos y aptitudes; suspender el tabaquismo, reducir el consumo de alcohol y disminuir, en lo posible, el estrés; la reducción en la ingesta de grasas saturadas ( grasas trans); aumento en el consumo de ácidos grasos ω-3 en la dieta, fibra viscosa y el consumo de estanoles / esteroles de plantas.

Manejo farmacológico

Con frecuencia, es necesario el empleo de medicamentos para alcanzar el control de la presión arterial. Actualmente existe una gran variedad de fármacos, todos ellos muy eficaces, que deben ser indicados por un médico. La elección de los antihipertensivos y su dosis dependerá de las características individuales de cada paciente y, en ocasiones, es necesario probar diferentes medicamentos y combinaciones.

Situaciones particulares

Diabetes mellitus: El tratamiento debe ser individualizado y no debemos olvidar que en el tratamiento de la hipertensión en el paciente con diabetes se deben incluir los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina IECAs o a los antagonistas del receptor de angiotensina 2 (ARA2). Por otra parte, dentro de fármacos para el control de la diabetes, se ha demostrado que los inhibidores del SGLT2 reducen significativamente la presión arterial sistólica y diastólica (PAS y PAD) en comparación con placebo en pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (DM2) e hipertensión.

Embarazo

La hipertensión arterial (HTA) complica el 10% de las gestaciones y es una causa importante de morbimortalidad materna y fetal. La preeclampsia es una forma de HTA inducida por el embarazo que puede alcanzar cuadros muy graves acompañados de trombopenia, anemia hemolítica, disfunción hepática, edema pulmonar y convulsiones (eclampsia).

Conclusiones

La hipertensión arterial esencial o primaria no se cura, se controla con medidas higiénico-dietéticas y medicamentos antihipertensivos. Idealmente las metas deben lograrse en el menor tiempo posible y debemos buscar el éxito del paciente mediante un tratamiento individualizado.

Fuentes consultadas

Kuri Morales Proyecto de modificación de norma oficial mexicana PROY-NOM-030-SSA2-2017. México Diario Oficial de la Federación; 2017.

2013 Practice guidelines for the management of arterial hypertension of the ESH and ESC www.jhypertension.com

2003 European Society of Hypertension-European Society of Cardiology guidelines for the management of arterial hypertension. J Hypertens 2003;21:1011–1053.

Mancia G, De Backer G, Dominiczak A, Cifkova R, Fagard R, Germano G, Grassi G, Heagerty AM, Kjeldsen SE, Laurent S, Narkiewicz K, Ruilope L, Rynkiewicz A, Schmieder RE, Boudier HA, Zanchetti A, 2007 Guidelines for the Management of Arterial Hypertension: The Task Force for the Management of Arterial Hypertension of the European Society of Hypertension (ESH) and of the European Society of Cardiology (ESC). J Hypertens 2007;25:1105–1187.